JUICIO POLÍTICO A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA EN 2003 Alegatos

Los alegatos fueron presentados en forma oral el 10 de diciembre de 2003, del mismo modo en que días antes se había hecho el descargo. Como ya se ha expresado en la introducción general, dado que tal presentación se basó únicamente en una ayuda memoria, sólo trascribimos una cita y aportamos algunos datos aislados.

Después de la sesión de la Cámara de Senadores en que cada acusado presentó su descargo, los diputados que actuaban en calidad de fiscales acusadores (Rafael Filizzola, Nelson Chávez, Acha Mendoza y otro) se vieron obligados a retirar 14 de los 20 cargos que inicialmente habían presentado, es decir el 70% de los mismos. En mi caso, como no estaba incurso en dos de los cargos que se mantuvieron, se puede decir que el porcentaje se elevaba al 80%, considerando que no me afectaban 16 de los 20 cargos iniciales.

En estas circunstancias, el colega Ministro Dr. Víctor Núñez expresó lo siguiente a un medio de prensa:

“… La prueba más palpable de que hubo ligereza, de que hubo acusaciones infundadas, de que hubo manoseo de las personas y de que hubo maltrato a la institucionalidad del Poder Judicial y de la Corte en forma particular, es el hecho de que los acusadores ahora hayan retirado 14 de los 20 cargos …[70 %] .

… lo que creo es que sí lograron, con sus defensas, poner al descubierto muchas mentiras de la clase política, que durante mucho tiempo ha venido golpeando, a través de los medios de comunicación la conciencia de la opinión pública y que de repente esta misma prensa, se da cuenta que no es como afirmaron los acusadores. Vuelvo a repetir que la prueba más palpable de ello es que de 20 acusaciones se vieron forzados a retirar 14; si desisten de esa cantidad quiere decir que no tienen fundamentos …”.

Un dato importante que no debe ser olvidado, es que casi todos los casos subsistentes se basaban en el dictamiento de sentencias. ¿Cómo quedaban esas sentencias: eran válidas o no? Determinar esto era particularmente importante en relación con fallos cuya aplicación aún debía darse en el futuro.

En ocasión de la presentación de los alegatos, señalamos también que existían numerosos motivos de mucho peso que justificaban recurrir con posterioridad a instancias internacionales, es decir, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Algunos de los hechos irregulares que podrían servir de base a una presentación serían los siguientes:

a) Las numerosas reuniones realizadas por autoridades y líderes de los partidos políticos para decidir previamente el número de vacancias que habría de crearse en la Corte Suprema de Justicia.

b) La elaboración posterior de las causales de remoción de los tres ministros que faltaban, a fin de completar las seis vacancias que se había acordado previamente.

Para la elaboración de dichas causales se abrió una especie de “buzón de quejas”, lo cual contribuyó a la superficialidad, ligereza e inconsistencia de las mismas.

c) La violación del derecho a la defensa en juicio resultante de disposiciones contenidas en el reglamento ad hoc aprobado para el juicio político. Entre ellas cabe mencionar el traslado de dos días hábiles concedido para preparar la defensa, para lo cual debía analizarse la acusación contenida en alrededor de 900 fojas; la limitación a tres horas, del tiempo para la presentación de la defensa oral ante la Cámara de Senadores, etc.

d) La llamativa reducción del número de 20 cargos formulados originalmente, a 14 cargos, después de que los acusados hayan presentado sus defensas. Como se ha dicho, la reducción de los cargos en un 70%, revela por sí sola la falta de fundamentos serios y consistentes.

e) Luego de la aludida substancial reducción, la eventual condena se basaría en el hecho de haber dictado fallos judiciales supuestamente equivocados, arbitrarios o antijurídicos, dicho esto por órganos políticos que carecen de competencia en cuanto al ejercicio de función jurisdiccional alguna. Pero, fundamentalmente quedaría subsistente una pregunta: ¿los fallos que sirvan de base a la condena, son válidos o no válidos?

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s