Entrevista de UH sobre gobierno de Lugo

ENTREVISTA A LUIS LEZCANO CLAUDE | EDICION IMPRESA | Domingo, 01 de Marzo de 2009, Última Hora
“Lugo no tiene control del Gobierno y por eso no puede hacer cambios”

El ex ministro de la Corte Suprema relata cómo fue el proceso de renovación de la máxima instancia judicial en los años 1999 y 2003 y afirma que actualmente se repite la historia. Sostiene que el gobierno actual es conservador.

Por Adolfino Aquino

aaquino@uhora.com.py

Luis Lezcano Claude, doctor en Derecho, ex convencional constituyente y ministro de la Corte desde 1995 hasta el 2003, analiza la situación del gobierno de Lugo y las posibilidades de una renovación del Poder Judicial. Critica al PLRA y ve nula la posibilidad de una Justicia independiente en el Paraguay.

-Doctor, ¿cómo fue el cambio de la Corte Suprema de Justicia durante los gobiernos de González Macchi y de Duarte Frutos?

-El primer intento de sustitución de miembro de la Corte Suprema fue en 1999 por medio de una resolución del Senado, por la cual se confirmaba a 5 miembros y no se confirmaba a 3.

-¿Quiénes fueron los tres?

-Felipe Santiago Paredes, Enrique Sosa y Jerónimo Irala Burgos.

-¿Ellos accionaron judicialmente?

-Promovieron acciones de inconstitucionalidad. La Corte hizo lugar y declaró inconstitucional la resolución del Senado.

-Sosa estaba bien posicionado. ¿Qué ocurrió para que le incluyan en la lista negra?

-El real motivo de la resolución del Senado fue que los integrantes de la ANR querían sacarle al doctor Paredes por su supuesta vinculación con el oviedismo. El marzo paraguayo fue en 1999 y la resolución del Senado fue de noviembre de ese mismo año. Entonces, los colorados tomaron una decisión política.

-¿Cuál?

-Ellos decían que no podía salir (de la Corte) solamente un correligionario suyo sino que tenían que salir también uno del PLRA y uno independiente. El PLRA manifestó que no estaba en desacuerdo con “sus ministros”, pero la ANR prácticamente le impuso sacar a un liberal. Entonces se tuvo que elegir a uno, y el sorteado resultó el doctor Sosa.

-¿Sosa fue sacado de la Corte por sorteo?

-No existía causal de destitución, ninguna razón de mal desempeño ni nada parecido. Lo mismo en el caso de Irala Burgos. Era simplemente la arbitrariedad, que el Partido Colorado impuso, de extender la lista a tres.

-¿El PLRA tuvo una conducta criticable?

-Sí. Yo creo que tuvo una conducta criticable y de mucha debilidad, porque no estaba en desacuerdo con el desempeño de ninguno de los tres ministros que éramos de extracción liberal, pero cedió ante la ANR y aceptó sacar a un ministro (Sosa) sin haber tenido ningún cuestionamiento.

-¿El PLRA entregó la cabeza de Sosa gratuitamente?

-No sé qué pudo haber existido en el fondo o si fue simplemente porque el Partido Colorado en ese momento tenía mucha fuerza. Lo cierto es que el PLRA cedió. En consecuencia, los tres afectados accionaron judicialmente, como dije, y consiguieron seguir en sus cargos, pese a las posiciones políticas.

-Todo eso ocurrió en 1999. ¿Después Duarte Frutos se encargó de ampliar la lista?

-Duarte Frutos asume el gobierno en agosto de 2003 y entre sus primeras realizaciones de gobierno estaba la renovación de la Corte Suprema , con un discurso falsamente socializante.

-¿Aquí hubo consenso?

-Aquí sí. Todos los partidos estuvieron de acuerdo. Duarte logra, como dijo Oviedo, “alinear como velas” a los opositores. Verdaderamente no fue Oviedo sino Nicanor quien logró aplicar la teoría del primero de alinear como velas a todos. La ANR, el PLRA, el PPQ y toda la representación parlamentaria estuvieron de acuerdo y con eso se decidió la sustitución de seis ministros de la Corte Suprema de Justicia.

-¿Y ahora cómo ve la situación?

-Ahora están ocurriendo hechos similares. No se sabe cuántos ministros de la Corte tienen que salir y cuántos se deben quedar. Los políticos lanzan cifras: que queda uno, que quedan dos o cuatro, que se va sacar a todos. Sube y baja la cifra según a quien o quienes se quiera confirmar en el cargo. La misma cosa se hace con el planteo de los cupos: cuántos van a entrar por cada partido. Cada sector tiene su fórmula. En líneas generales, se repite la historia.

-¿El PLRA no tuvo un criterio firme sobre lo que tenía que ser el Poder Judicial y sigue así?

-Lo que predomina, fundamentalmente, es que los políticos no quieren la independencia del Poder Judicial. Ese es el punto clave. Todos los sectores del PLRA y de la ANR no quieren la independencia. A lo mejor Nicanor defiende la actual composición. Vanguardia tampoco quiere. Lo mismo Patria Querida. Unace tampoco. Ningún partido quiere la independencia del Poder Judicial. Siempre se quiere un ministro o juez amigo. Lo que quieren tener los políticos es ese juez “amigo” (resalta las comillas).

-¿Alguien que deba favores?

-Alguien que deba favores al que le nombró o quede comprometido con quien le nombra de tal manera que se le pueda recordar ese compromiso y que tenga que pagar la gentileza. Hasta hoy sigue, salvo algunas excepciones.

-¿Hay excepciones?

-Creo que sí. En el actual gobierno hay políticos que están de acuerdo con la independencia del Poder Judicial, que se ofrezca seguridad a los jueces, porque si los jueces no tienen seguridad, se tendrá que cambiarlos cada cinco años.

-Además, Lugo no tiene partido que le respalda…

-Una de las grandes debilidades de Lugo es no tener un sector de la sociedad civil o partido político que le apoye. Por eso se hablaba del deseo de constituir un partido político que, yo creo, es legítimo. No hay un sector o partido fuerte que coincida ideológicamente con él. El PLRA tiene una posición ideológica totalmente diferente a él que tiene ideas socialistas. Los sectores que tienen esa tendencia son muy débiles, como Tekojoja y PMAS.

-¿Lugo tampoco tiene fuerza en el Congreso?

-El 93% del Congreso está controlado por partidos que no tienen una ideología socialista. Son partidos conservadores e incluso reaccionarios. En estas condiciones, Lugo evidentemente no tiene el control legislativo. Lugo tampoco tiene el control del gobierno. No controla ni el Poder Ejecutivo.

-¿La administración anterior está intacta?

-Sí. Los ministerios no están dirigidos por gente que comulgue con Lugo ideológicamente. No controla el Poder Ejecutivo ni el Legislativo. El 93% del Congreso lo controlan la ANR, el PLRA, Unace y PPQ. Absolutamente no tiene el control del Congreso y tampoco del Poder Judicial, en el sentido de contar con magistrados independientes. La mayoría accedió al cargo mediante un tutelaje político y eso es grave.

-Entonces, ¿no podemos esperar cambios profundos?

-Lo que pasa es que incluso los que son opositores a los colorados no tienen coincidencia ideológica con Lugo. Este gobierno no puede realizar cambios radicales, profundos o revolucionarios porque no tiene el control de los distintos órganos de gobierno y no tiene apoyo en una organización civil, un partido político. No sé cuál es el apoyo que tiene en las FFAA y en la Policía Nacional, que completarían el trípode de apoyo de un gobernante.

-¿Las FFAA están calmadas?

-Sí están. Habrá que ver hasta qué punto llega su profesionalismo de apoyar a las autoridades legalmente constituidas. Esa una situación difícil.

-¿En la Corte no puede haber cambio?

-No va a haber cambio radical en la Corte, teniendo en cuenta las fuerzas políticas predominantes, es decir, los  cuatro partidos principales. Hay un predominio de fuerzas conservadoras o reaccionarias en el Congreso. Además, cada partido quiere su cupo. La Corte actual fue creada por los partidos políticos que hoy quieren cambiarla. Los que hoy están escandalizados con la Corte son los que crearon a la misma.

-¿Entonces?

-No tienen autoridad moral para decir que esta Corte es un desastre, si ellos la designaron. En el peor de los casos, la Corte está en el mismo nivel que el Congreso. No podemos decir que el Congreso es una maravilla y que la Corte es un desastre. Si yo tuviera que elegir con quien quedarme, me quedaría con la Corte porque la actuación del Congreso es pésima.

-¿No existe fuerza para el cambio?

-El gobierno de Lugo no es revolucionario, no podrá introducir cambios en la Corte, es un gobierno que tiene algunos con pensamiento revolucionario y sobran los dedos de una mano: Lugo, López Perito, Soares, Tekojoja (dividido) y algunos líderes campesinos. No existe en el gobierno de Lugo una fuerza que pueda producir un cambio radical. De hecho no es un gobierno revolucionario. El cambio en la Corte sería similar a lo que ocurrió en el 2003. O sea, la misma cosa.

-¿A Lugo no le salió bien la elección para el Congreso?

-Realmente la fuerza política de apoyo de Lugo fue el PLRA, un partido que no es revolucionario. Hay una gran diferencia entre lo que pretenden Lugo y el partido principal que le apoya, el Partido Liberal.

SUS FRASES

Una de las grandes debilidades de Lugo es no tener un sector de la sociedad civil o partido político que le apoye.

Los ministerios no están dirigidos por gente que comulgue con Lugo ideológicamente. No controla al Legislativo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s